Modelización Peatonal de la Zona Centro de Madrid
octubre 31, 2017
Show all

Priorización semafórica al TUC en la Plaza de la Paz.

En una clara apuesta de la Mancomunidad de Pamplona hacia una movilidad basada en criterios de sostenibilidad tanto en la ciudad de Pamplona como en su corona metropolitana, en septiembre del 2017 se llevó a cabo una de las actuaciones más importantes de los últimos años en lo referente a esta materia, la reordenación del Primer Ensanche.

Las distintas actuaciones que conformaban la reordenación de este entorno fueron las siguientes:

  • Prohibición de circulación al vehículo privado en ciertas calles, algunas de ellas tenían intensidades elevadas para ser un entorno principalmente urbano (en torno a 15.000 veh/día).
  • Reordenación viaria.
  • Cambio de rutas del transporte público.
  • Priorización a los modos de transporte sostenibles (autobús, peatón y bicicleta).

Como parte del Plan de Movilidad Urbana Sostenible que Buchanan está desarrollando en Pamplona junto a Tool Alfa, y siguiendo las áreas de actuación anteriormente comentadas, se desarrolló una nueva regulación semafórica para la Plaza de la Paz que aportase prioridad al transporte público.

La Plaza de la Paz es la intersección de la Avenida del Ejército, de la Avenida Conde Oliveto y de la Avenida de Yanguas y Miranda. Se ubica en una de las vías consideradas como troncales de la ciudad, siendo una de las principales puertas de acceso y salida del Primer Ensanche.

Tras la reordenación del primer ensanche, que trasladó una parada de transporte público, existían los siguientes problemas:

El primer problema que se muestra es una obstrucción de autobuses en el Carril-Bus de Conde Oliveto. Los autobuses que provienen de la Avenida Yanguas y Miranda realizan su parada en P1 (parada de color negro), mientras que aquellos que provienen de la Avenida del Ejército lo realizan en P3 (color naranja). Con la regulación semafórica que existía, ambos autobuses cruzaban la intersección en la misma fase semafórica, por lo frecuentemente se producía la obstrucción citada, aumentando los tiempos de viaje del autobús (reduciendo, por lo tanto, su capacidad).

Por otra parte, el segundo problema mostrado es un grave problema de seguridad vial. Los autobuses, al circular por el carril bus, lo hacen por el carril más exterior de la calzada. Su ruta les exige realizar el giro a la izquierda hacia la Avenida de Conde Oliveto. Esto genera un conflicto entre los autobuses girando hacia la izquierda y los vehículos que deseen continuar en la intersección.

Con estos inconvenientes operacionales presentes, se propone una nueva regulación semafórica que, además de dotar de prioridad al transporte público, resuelva esta problemática. Para ello se desarrolla un modelo de microsimulación de tráfico mediante el software ‘Aimsun’. Se crean dos escenarios, un escenario base, representante del estado actual y un escenario futuro, bajo el cual generar la nueva regulación semafórica.

La red del modelo de microsimulación es la que se muestra en la siguiente imagen. Pese a ser una actuación muy puntual, se incluyen en el modelo las calles más importantes de Pamplona en el entorno de la Plaza de la Paz para conocer las consecuencias de la actuación no solo en la glorieta, sino también aguas arriba.

Como se aprecia, el modelo incluye algunos de los puntos y vías más importantes de la red viaria de Pamplona, como las Avenidas Pio XII, del Ejército, Baja Navarra, Bayona, o la Plaza de los Fueros o de Príncipe Viana.

La demanda de viajes se introdujo en el modelo en forma de una matriz O/D aportada por el propio cliente (Mancomunidad de Pamplona), la cual fue calibrada con datos de espiras y aforos colocados en las distintas vías del entorno de la Plaza de la Paz a través del método Furness.

Además, un elemento que también fue calibrado fue que, en la propia Plaza de la Paz, se cumplieran los porcentajes de giro que se estima que habría en un futuro con la reordenación del Primer Ensanche realizada.

Los cambios en la nueva regulación semafórica fueron los siguientes:

  1. Creación de una nueva fase para el transporte público en la Avenida Yanguas y Miranda, que se activa 22″ antes que la del resto de vehículos en la misma Avenida. De esta manera se consigue que dos autobuses articulados puedan realizar el giro sin que exista interferencia con otros usuarios.
  2. El semaforo interior de la glorieta, que da acceso a la Avenida Conde Oliveto, se desactiva 23″ más tarde. De esta manera, los autobuses que provienen de Yanguas y Miranda pueden atravesar la intersección sin tener que detenerse en el semáforo interior, como sucedía antes. Además, como este semáforo se prolonga y no lo hace el que regula la entrada a la intersección desde la Avenida del Ejército, no se producen obstrucciones en el carril bus de la Avenida Conde Oliveto.
  3. Por su parte, al mantenerse 23″ en verde el semaforo que da acceso a la Avenida Conde Oliveto (semáforo 2), la entrada desde la Avenida de Yanguas y Miranda Sur (semáforo 3), ha de esperar 22″ más por ciclo para que esté abierto.

A continuación se muestran los videos de los dos escenarios simulados:

Escenario anterior a la reordenación.

Escenario posterior a la reordenación, con prioridad semafórica.

El análisis comparativo entre ambos escenarios indica que, con las modificaciones en la regulación semafórica, el autobús tarda, de media, un 65% de tiempo menos en cruzar la intersección (antes tardaba 64 segundos y, al implantar los cambios 22). Además, las colas se reducen en todos los ramales excepto en Yanguas y Miranda, donde practicamente se duplican*.

A continuación se muestran dos videos de la solución ya implantada en campo, pudiendo observarse como el autobús atraviesa la intersección en un tiempo escaso, sin rastro de los problemas existentes antes de la implantación de la nueva regulación.

Ya han pasado tres meses desde que se implantara la medida. Ahora es el momento en el que se pueden sacar conclusiones y comprobar si el plan ha tenido el éxito esperado. Fuentes de la Mancomunidad de Pamplona indican que, tras implantarse la reordenación del Primer Ensanche, el uso de las líneas de autobús que transitan por esta zona ha aumentado un 16%.

Además, la ciudadanía se ha acostumbrado al nuevo planteamiento de movilidad en la zona, y las colas en Yanguas y Miranda, que se preveían en el modelo como el doble de las existentes, son tan solo ligeramente superiores a las que había en un principio.

*Si se hubiera realizado un modelo macro, la pérdida de capacidad de la entrada a la intersección desde Yanguas y Miranda Sur (22″ menos de verde) hubiera generado unos altos costes asociados a dicha Avenida, hecho que hubiera generado una reasignación a la red, con una nueva selección de rutas, por lo que seguramente las colas nunca llegarían a duplicarse.

Pablo Martínez Peñalver.